Otro ejemplo de comercio especializado que sobrevive… y muy bien

Pues sí. Yo también creo en la especialización como una de las estrategias de éxito que un comercio puede adoptar.

Sin embargo, no siempre que un comercio se especializa, triunfa. Porque creo que a veces hay algo más…

Para mí, un claro ejemplo de comercio especializado que triunfa en Bilbao gracias a ese “algo más”, es el bar Eme.

El otro día, mientras esperaba en la cola del bar para comprar sus famosas torres, me puse a pensar en el éxito tan rotundo de este establecimiento. ¿Cuál es su secreto?

Sí, ya sé que sus sandwiches son riquísimos, que son diferentes, con ese pan de molde que hacen ahí mismo, con ese misterio en torno a su receta, y a su salsa… Pero como el Eme siempre ha habido y hay más sitios, que intentan especializarse, que buscan diferenciarse, solo que… no han triunfado. ¿Cuál es el secreto del Eme entonces, me vuelvo a preguntar?

¿El bar? Miro a mi alrededor, y lo que veo es un bar de lo más pequeñito, no muy de diseño, precisamente, y que encima apenas tiene mesas para sentarse. Por fuera tampoco es que sea de lo más atractivo, con ese toldito azul y ese escaparate estrecho. De hecho, yo creo que si no te lo conoces, te lo pasas de largo.

¿Los camareros? Ni fu ni fa, la verdad.

¿La rapidez del servicio? Bueno, yo he llegado a hacer colas de hasta tres cuartos de hora, con más de 20 personas por delante de mí, encargando bandejas y más bandejas de sandwiches para llevarse.

¿La ubicación? Bastante mala: en plena General Concha, que no hay donde aparcar, que no es zona de poteo ni que te apetezca irte de pintxos, como pueden ser Ledesma, Pozas o García Rivero.

¿Su estrategia de marketing? Que yo sepa, no existe. Tienen una página web, bastante raquítica por cierto (www.baremebilbao.com ), pero en mi vida he visto que se lo hayan trabajado especialmente por ahí.

Y mientras sigo pensando en la razón de su éxito, veo a una pareja que pasa por delante del bar, hablando tranquilamente de sus cosas, que de repente se fija en la cantidad de gente que estamos esperando ahí dentro, de pie, en ese sitio tan pequeño, y que llevada por la curiosidad asoma la cabeza, ve a 4 camareros preparando y envolviendo sandwiches a toda velocidad, entra para verlos más de cerca, y ¿sabes qué es lo siguiente que hace? Ponerse a la cola.

Ahí es cuando caigo: el secreto del Eme, su arma oculta, su mejor marketing, soy yo, eres tú, somos las personas. Personas que atraen a otras personas. Primos que hablan de los sandwiches del Eme a sus otros primos, amigos que se lo cuentan a otros amigos (a mí por cierto me lo contaron mis amigos), madres que llevan a sus hijos…

Y justo cuando estoy pensando que el arma secreta del Eme es EL BOCA A BOCA, y me sonrío por el juego de palabras, llega mi turno. “Buenos días ¿qué le pongo?” Y decido que en vez de 2 sandwiches, me voy a pedir 3. Me lo merezco, por el juego de palabras.

Anuncios

Una respuesta a “Otro ejemplo de comercio especializado que sobrevive… y muy bien

  1. Aunque aún no son las 9 a.m. se me ha hecho la boca agua… Aún recuerdo cuando hace muchos años mis padres y/o tíos nos traían algún sandwich del Eme… Está claro que el boca a boca es el que funciona ahí, pero siempre con un producto excelente!

¿Quieres realizar alguna aportación?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s